Translate

martes, 11 de agosto de 2015

La espiritualidad podría beneficiar a los pacientes con cáncer

 
Estudios encuentran que los que tienen creencias firmes podrían estar en mejor salud mental y física
 
Las creencias espirituales y religiosas podrían ser beneficiosas para la salud física y mental de los pacientes con cáncer, afirman unos investigadores.

Llevaron a cabo tres revisiones de todos los estudios publicados sobre el tema, que incluían a más de 44,000 pacientes. Pero ninguno de los estudios pudo mostrar una relación causal entre la espiritualidad y unos mejores resultados, solo una asociación entre esos factores.

Los hallazgos de las revisiones se publicaron en la edición en línea del 10 de agosto de la revista Cáncer.

El primer análisis encontró que los pacientes con unos niveles más altos de espiritualidad y religiosidad reportaban una mejor salud física, menos síntomas físicos del cáncer y el tratamiento, y una mayor capacidad para realizar sus tares cotidianas usuales.

"Esas relaciones fueron particularmente firmes en los pacientes que experimentaban unos aspectos emocionales más potentes de su religión y espiritualidad, incluyendo una sensación de significado y propósito en la vida, además de una conexión con una fuente más grande que uno mismo", señaló en un comunicado de la revista la autora líder de la primera revisión, Heather Jim, del Centro Oncológico Moffitt en Tampa, Florida.

El segundo análisis se enfocó en la salud mental.

"No fue sorprendente que un bienestar espiritual se asociara con menos ansiedad, depresión o distrés", comentó en el comunicado de prensa el autor líder de la segunda revisión, John Salsman, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest.

"Además, unos niveles más altos de angustia espiritual y una sensación de desconexión de dios o de una comunidad religiosa se asoció con un mayor distrés psicológico o un peor bienestar emocional", añadió.

El tercer análisis encontró un vínculo entre la espiritualidad/religión y el bienestar social.

"Cuando observamos más de cerca, encontramos que los pacientes con un bienestar espiritual más firme, unas imágenes más benignas de dios (como percepciones de un dios benevolente en lugar de un dios iracundo o distante), o unas creencias más firmes (como la convicción de que se puede pedir ayuda a un dios personal) reportaban una mejor salud social", dijo en el comunicado de prensa el autor de la tercera revisión, Allen Sherman, de la Universidad de Ciencias Médicas de Arkansas.

Sherman añadió que a las personas que tenían dificultades con la fe parecía irles peor.

"Algunos pacientes forcejean con el significado religioso o espiritual de su cáncer, lo que es normal. La forma en que resuelven esa dificultad podría afectar a su salud, pero se necesita más investigación para comprender y respaldar mejor a esos pacientes", anotó Jim.


FUENTE: Cancer, news release, Aug. 10, 2015. HealthDay
Publicar un comentario