Translate

lunes, 28 de julio de 2014

La mayoría de los adultos se adscriben a que hay que dejar el plato limpio

Un estudio halló que se comen el 92 por ciento de lo que está en el plato, pero la mayoría de los niños solo se come un 59 por ciento de su comida

A diferencia de los niños, la gran mayoría de los adultos consumen toda la comida que se ponen en el plato a la hora de comer, según un estudio reciente.

Esto es así en todos los adultos por todo el mundo, y no solo en los estadounidenses, revelaron los investigadores de la Universidad de Cornell.

Anotaron que sus hallazgos podrían ayudar a los que están intentando perder peso o mejorar sus hábitos alimentarios a elegir mejores opciones.

"Si lo pone en el plato, irá al estómago", aseguró en un comunicado de prensa de la universidad el investigador, Brian Wansink, director del Laboratorio Cornell de Alimentos y Marcas. "Simplemente saber que es probable que consuma casi todo lo que se sirve puede ayudarle a tener más cuidado respecto al tamaño adecuado de las porciones".


Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista International Journal of Obesity.

Los investigadores analizaron casi 1,200 comensales en ocho países distintos, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Francia, Taiwán, Corea, Finlandia y los Países Bajos. A pesar de las diferencias sexuales y geográficas, el resultado tras cada comida fue casi siempre un plato vacío. El adulto promedio se come el 92 por ciento de lo que está en su plato.

"Parte del motivo de que comamos lo que nos servimos es porque estamos bastante conscientes de cuánta comida vamos a querer en primer lugar", apuntó en el comunicado de prensa la coautora del estudio, Katherine Abowd Johnson, de la Universidad de Cornell.

Aunque los adultos son propensos a dejar el plato vacío, lo mismo no sucede con los niños. Tras analizar a 326 participantes menores de 18 años, los investigadores hallaron que el niño promedio come apenas el 59 por ciento de lo que se halla en su plato.

"Esto podría deberse a que los niños están menos seguros de si les gustará o no un alimento en particular", añadió Wansink. "De cualquier forma, esto es una buena noticia para los padres frustrados porque sus hijos no dejan el plato vacío. Parece que pocos lo hacen".

FUENTE: Cornell University, news release, July 23, 2014. HealthDay
Publicar un comentario