Translate

jueves, 7 de noviembre de 2013

PASTILLA - Dormir más contrarrestaría la obesidad infantil

NUEVA YORK (Reuters Health) - Un nuevo estudio sugiere que hacer que los niños duerman lo suficiente podría ayudarlos a mantener un peso normal, tras investigaciones previas que habían mostrado que dormir poco podría generar cambios en el apetito y la dieta.

En el nuevo estudio los niños comieron menos y pesaron menos cuando fueron a dormir más temprano que lo usual y descansaron más tiempo. Pero se trata de un estudio pequeño, con apenas 37 niños de entre 8 y 11 años que duró tres semanas.

"Es un estudio pequeño y corto, pero el primer experimento conocido con niños en edad escolar", aclaró la autora principal, Chantelle N. Hart, del Centro para la Investigación de la Obesidad y la Educación de Temple University, Filadelfia.

"Se necesitan más estudios antes de asegurar que, en los niños, dormir más significa comer menos", agregó la especialista.

En la primera semana, los niños durmieron como lo hacían habitualmente: 9 horas y media por noche, la mayoría de las veces. Eso está por debajo de las 10-11 horas que recomienda la Fundación Nacional del Sueño a esa edad.

En la segunda semana, el equipo organizó al azar dos grupos: uno empezó a acostarse 1 hora y media antes que lo habitual y el otro, 1 hora y media más tarde. En la tercera semana, ambos grupos intercambiaron la rutina.

Los niños consumieron unas 134 calorías diarias menos en la semana que dormían más que en la que dormían menos, según informaron los padres. Además, pesaban alrededor de 0,25 kilogramos menos cuando dormían más, según publica el equipo en Pediatrics.

Para Hart, es difícil explicar qué significan esas 134 calorías y 0,25 kg, ya que los cálculos del consumo calórico podrían estar sesgados y cada niño tiene sus propias demandas energéticas y metabolismo.

Además, en los niños disminuyen los valores de leptina cuando duermen más. La leptina es producida por el tejido graso y se cree que regularía el almacenamiento de grasa en el cuerpo.

Dean W. Beebe, del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati (Ohio), consideró que el estudio comienza a demostrar que dormir influye directamente en el peso. "Les podemos decir a los padres que contamos con más evidencia de la importancia real del sueño", dijo.

"Es suficientemente importante como para priorizar en las complicadas agendas familiares, fijar y cumplir un horario razonable para ir a la cama, apagar los equipos electrónicos como la TV, las consolas de videojuegos, los teléfonos y los iPad antes de ir a dormir, adelantar el consumo de productos cafeinados que aparecen en el mercado, reorganizar las actividades durante el día y hasta repensar si estas recomendaciones se están cumpliendo", concluyó.

FUENTE: Pediatrics, online 4 de noviembre del 2013. Reuters Health
Publicar un comentario