Translate

miércoles, 11 de septiembre de 2013

-PASTILLA- Síndrome Alcohólico Fetal es común en niños adoptados o en hogares sustitutos.

NUEVA YORK (Reuters Health) - Una revisión de la literatura médica revela que los niños adoptados o en hogares sustitutos registran una elevada tasa del síndrome alcohólico fetal y otros trastornos físicos, mentales y conductuales asociados con la exposición al alcohol antes de nacer.
En esos niños, la frecuencia de esos trastornos, que incluyen las malformaciones, retraso mental y problemas de aprendizaje, era entre nueve y 60 veces mayor que en la población general.
"Sabemos cada vez más que es una población de muy alto riesgo y a la que debemos prestarle atención", dijo Phil Fisher, psicólogo especializado en niños adoptados y en tránsito de University of Oregon, Eugene.
"Uno de los principales motivos por los que los niños terminan en hogares de tránsito o la adopción son las adicciones de sus padres", agregó Fisher, que no participó del estudio.

La revisión incluyó 33 estudios sobre niños que se encontraban en agencias de adopción u hogares sustitutos y antes y después de ser adoptados de orfanatos. La mayoría de los estudios eran de Rusia o Estados Unidos.
El equipo de Svetlana Popova, del Centro de Investigación de Adicciones y Salud Mental de Toronto, halló que el 6 por ciento de esos niños habían padecido el síndrome alcohólico fetal, que posee un conjunto distintivo de características faciales, como cabeza, mandíbula y ojos más pequeños, además de otros defectos del desarrollo, en especial del corazón.
Otra característica es el retraso del crecimiento y el desarrollo después del nacimiento.
Un 17 por ciento de los niños tenía un trastorno del espectro alcohólico fetal no tan bien definido y que incluye toda alteración física, mental o conductual debida a la exposición prenatal al alcohol.
Las tasas más altas de síndrome alcohólico fetal se registraron en los niños de un orfanato de Rusia para pequeños con necesidades especiales y en niños de Europa oriental que adoptaron familias de Suecia. En esos estudios, entre el 29 y 68 por ciento de los niños había padecido una lesión grave asociado con el síndrome.
En otros casos, como en un estudio sobre niños de China adoptados y trasladados a Estados Unidos, no se registraron casos de síndrome alcohólico fetal, según publica el equipo en Pediatrics.
Para Fisher, hay que saber que aunque los trastornos asociados con la exposición prenatal al alcohol es común en los niños adoptados o en tránsito, no todos padecieron esa exposición y algunos afectados son "bastante resilientes" y evolucionan muy bien.
De todos modos, sostuvo que se necesita reconocer mejor los desafíos que deben superar los niños que estuvieron expuestos a drogas y alcohol antes de nacer. Consideró también que los trastornos asociados con la exposición fetal al alcohol deberían tratarse como enfermedades crónicas.
Popova agregó que las intervenciones tempranas previenen trastornos mentales futuras y problemas escolares.
FUENTE: Pediatrics, online 9 de septiembre del 2013. Reuters Health
Publicar un comentario