Translate

martes, 27 de octubre de 2009

-PASTILLA- Dormir muy poco no engorda; estudio

Traducido del inglés: viernes, 23 de octubre, 2009

Por Anne Harding

NUEVA YORK (Reuters Health) - Dormir poco no es saludable, pero tampoco engorda.

"Pensamos que hallaríamos buena evidencia -dijo a Reuters Health la doctora Diane S. Lauderdale- porque era una idea nueva muy interesante y con algún tipo de fundamento biológico. Pero no lo encontramos".

La deficiencia crónica de sueño es un factor de riesgo de aumento de peso. Mientras que varios estudios habían asociado un índice de masa corporal (IMC) elevado con pocas horas de sueño, la mayoría de esas investigaciones se limitó a un punto en el tiempo, lo que dificultaría probar si dormir muy poco engorda o viceversa, explican los autores en American Journal of Epidemiology.


Asimismo, sostienen, la mayoría de los estudios habían utilizado las estimaciones subjetivas e imprecisas de los participantes de la cantidad de horas de sueño nocturno.

Para investigarlo, el equipo de Lauderdale, de University of Chicago, hizo que un grupo de personas utilizara un dispositivo de muñeca de seguimiento de los movimientos llamado actígrafo, que mide la duración del sueño y su fragmentación o la frecuencia de los despertares nocturnos.
El análisis incluyó a 612 participantes de un estudio de largo plazo sobre el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca; todos tenían entre 40 y 50 años.

Dormir poco estuvo asociado con un IMC más alto, como también lo estuvo el sueño fragmentado; factores como la etnia o el nivel socioeconómico debilitaron esa relación.

Pero las personas que menos horas dormían al inicio del estudio no fueron más propensas que el resto a engordar en los 5 años de seguimiento.

El equipo halló que la asociación entre menos horas de sueño y mayor IMC fue más débil entre los no roncadores y fue más sólida entre los roncadores.

"Nos sorprendió muchísimo hallar que el efecto observado en toda la cohorte del estudio partía de un efecto mayor en el subgrupo de roncadores -dijo la autora-. No sabemos qué significa realmente".

La apnea del sueño, que despierta a la persona para respirar varias veces durante la noche, está asociada con la obesidad, pero "el ronquido no es un marcador de apnea demasiado preciso".

Mientras que la mayoría de las personas con apnea del sueño ronca, Lauderdale explicó que no todo roncador tiene apnea. Roncar podría ser un indicador de apnea especialmente bueno para los obesos, lo que para los autores explicaría los resultados.

Los autores opinan que los resultados debe confirmarse en otros grupos y que sería útil usar también un "buen diagnóstico clínico de la apnea" para separar a las personas con un trastorno real del sueño de las que solo roncan.

Esos hallazgos son "un gran paso adelante en este campo", escribe en un editorial el doctor Sanjay R. Patel, de Case Western Reserve University, en Cleveland, Ohio.

La investigación debería empezar a indagar más en el tipo de sueño de la población y si eso modifica el IMC o viceversa, agrega el editorialista.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, 1 de octubre del 2009.


Reuters Health
Publicar un comentario