Translate

jueves, 20 de agosto de 2009

-PASTILLA- A los niños bajitos no les falta autoestima


A los niños bajitos no les falta autoestima

A pesar de la preocupación de algunos padres, un estudio encuentra que la estatura baja no es un problema


Traducido del inglés: lunes, 17 de agosto, 2009

LUNES, 17 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un nuevo estudio puede reconfortar a los padres que se preocupan de que su hijo de baja estatura recibirá daño psicológico irreparable por las bromas crueles, al afirmar que no es probable que la exposición a bromas sobre su estatura tenga efectos permanentes.

El estudio, que aparece en la edición de septiembre de la revista Pediatrics, encontró que los niños bajitos reportaban recibir sólo ligeramente más bromas que sus compañeros, pero que tales bromas no parecían afectar su popularidad ni sus relaciones con otros niños. Y los niños de estatura reducida no eran más propensos que sus compañeros a tener síntomas de depresión.


"Nuestro estudio debe tranquilizar a padres y pediatras", aseguró la autora del estudio, la Dra. Joyce Lee, profesora asistente de endocrinología pediátrica de la Universidad de Michigan en Ann Arbor. "Entre los niños por debajo del décimo percentil [en las tablas estandarizadas de crecimiento] no pareció haber ningún resultado significativo en términos de popularidad o victimización de parte de sus compañeros reportado por los profesores".

Lee y sus colegas llevaron a cabo el estudio porque a muchos padres les preocupa cuando su hijo no crece al mismo ritmo que sus pares. Una vez se han descartado afecciones médicas, los padres se preocupan de que ser significativamente más bajitos que otros niños de la misma edad tendrá efectos sociales o psicológicos duraderos en sus hijos, según el estudio.

Esta inquietud puede hacer que los padres pidan que se administre hormonas del crecimiento a sus hijos, aún cuando no existe indicación médica.

El estudio de Lee incluyó a 712 estudiantes de sexto grado que participaban en el Estudio de atención en la niñez temprana y desarrollo juvenil del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano. Los datos incluían información sobre las percepciones respecto a la victimización o las bromas por parte de los compañeros tanto de profesores como de los niños. También incluían medidas sobre la depresión, el optimismo, la popularidad y el respaldo social de los pares.

Según Lee, los investigadores encontraron que en realidad no había diferencias entre los niños más bajos y los más altos. El único factor en que los niños más bajitos puntuaron levemente más fue en el autorreporte de victimización por parte de los compañeros. Sin embargo, los profesores no indicaron diferencias en tal victimización.

Lee dijo que los profesores podrían no darse cuenta de algunas de las bromas, o que los niños tal vez se enfocan más en éstas. Además, los niños bajitos podrían sentirse como si les estuvieran molestando exclusivamente por su estatura. Sin embargo, la buena noticia es que incluso con el reporte de niveles ligeramente más altos en las bromas, los niños más bajos eran iguales de populares y tenían respaldo de sus pares, y no parecían deprimidos o menos optimistas debido a las burlas.

A medida que los niños crecen, por ejemplo, en séptimo u octavo grado, los adolescentes jóvenes podrían tener más dificultades si son de menor estatura, apuntó Lee. "La adolescencia es un momento particular cuando se tienen muchas diferencias en el crecimiento, y se podría predecir que será una época un poco más difícil si se tiene una estatura baja", anotó.

La Dra. Jennifer Helmcamp, pediatra de Scott & White Healthcare en Temple, Texas, dijo que pensaba que el nuevo estudio "es un artículo muy útil para los padres. Muestra que incluso cuando reciben bromas, todos los niños puntúan más o menos lo mismo en cuanto a niveles de popularidad, aceptación de los pares y problemas conductuales".

Helmcamp explicó que hay tres tipos de estatura corta: familiar, constitucional y sistémica. La familiar es la estatura que se hereda de los padres. Si ambos padres son bajos, es probable que su hijo también lo sea. Constitucional es cuando los niños se desarrollan tarde, y tal vez no crezcan de forma significativa hasta finales del bachillerato. La sistémica es cuando hay motivos médicos para la estatura baja, y con frecuencia se puede tratar, aseguró.

"Si se tiene una estatura baja familiar o constitucional, se puede estar seguro de que los resultados sociales estarán dentro de la norma", aseguró Helmcamp.

Si le preocupa la estatura de su hijo, Helmcamp aconsejó discutirlo con el pediatra, quien puede informarle si el niño necesita una evaluación posterior o no.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Joyce Lee, M.D., M.P.H., assistant professor, pediatric endocrinology and health services research, Child Health Evaluation and Research Unit, University of Michigan, Ann Arbor; Jennifer Helmcamp, M.D., M.P.H., pediatrician, Scott & White Healthcare, Temple, Texas; September 2009 Pediatrics

HealthDay
Publicar un comentario