Translate

martes, 4 de agosto de 2009

-PASTILLA- Bacterias "buenas" mejorarían el tratamiento de la vaginosis

Traducido del inglés: viernes, 31 de julio, 2009

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los suplementos con probióticos aumentarían la efectividad de un antibiótico para tratar la vaginosis, reveló un nuevo estudio.

La vaginosis bacteriana (VB) aparece cuando se altera el equilibrio normal entre las bacterias de la vagina. El crecimiento excesivo de las bacterias dañinas reemplazaría a algunas bacterias "buenas", como el Lactobacillus.

Los antibióticos logran controlar la infección, que a menudo reaparece.

En el nuevo estudio, un grupo de expertos en Nigeria revisó 24 ensayos clínicos sobre varias terapias antimicrobianas para la VB, incluido el uso de suplementos probióticos con Lactobacillus.

Los autores hallaron que los antibióticos clindamicina y metronidazol resolvían la mayoría de las infecciones en dos o tres semanas, pero la combinación del metronidazol con una terapia oral mensual con Lactobacillus mejoraba la efectividad del tratamiento.

Asimismo, la dosis de Lactobacillus de aplicación vaginal durante cinco días era más efectiva que metronidazol solo.

Los resultados fueron publicados por Cochrane Collaboration, una organización internacional que evalúa la investigación clínica.

La mayoría de los casos de VB no provoca complicaciones graves. Pero la infección hace que la mujer sea más vulnerable al VIH u otras enfermedades de transmisión sexual.

"Es importante, en especial en el mundo en desarrollo, utilizar los métodos terapéuticos más efectivos y adecuados", dijo Oyinlola Oduyebo, de la Universidad de Lagos, en Nigeria, quien dirigió el estudio.

El experto señaló también que si bien el Lactobacillus demostró ser efectivo contra la VB, en uno de los estudios un gran porcentaje de las mujeres que usaron la dosis oral del probiótico abandonó el tratamiento.

Oduyebo opinó que se necesitan más estudios para comprender por qué ocurrió eso, lo que sugeriría que algunas usuarias de Lactobacillus podrían no haber informado los efectos adversos.

FUENTE: Cochrane Library, online 8 de julio del 2009
Publicar un comentario