Translate

viernes, 31 de julio de 2009

-PASTILL- Cámaras de Bronceado = Cáncer


Titulo Original: Las cámaras de bronceado obtienen la clasificación carcinogénica más elevada

Un panel internacional señala que el riesgo de melanoma aumenta en 75 por ciento cuando el uso del dispositivo comienza antes de los treinta años

Traducido del inglés: miércoles, 29 de julio, 2009

MARTES, 28 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un informe reciente señala que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer pasó a las cámaras de bronceado a su categoría de riesgo "carcinogénico para los seres humanos", la más elevada.

Anteriormente, el centro había clasificado las lámparas solares y las cámaras de bronceado como "probablemente" carcinogénicas, por lo que la movida pone a los dispositivos un grado más arriba en cuanto al riesgo. También hace eco de los llamados de algunos expertos estadounidenses de imponer advertencias y restricciones más estrictas sobre el uso de las cámaras.

"El uso de las cámaras de bronceado puede ser perjudicial para la salud y esperamos estimular a los gobiernos a formular restricciones y regulaciones para su uso", señaló Beatrice Secretan coautora del informe, del Grupo de trabajo de monografía del cáncer del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de Lyon (Francia). El Centro pertenece a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La primera prioridad de la OMS es restringir el uso de las cámaras de bronceado para los menores de 18, según Secretan. "Si se establecen controles, esto reducirá los riesgos de los usuarios o evitará que la gente los use", dijo.

Un experto estadounidense estuvo de acuerdo. "Este nuevo informe confirma y extiende la recomendación anterior de la Sociedad Estadounidense del Cáncer de que el uso de las cámaras de bronceado es peligroso para la salud y se debe evitar", señaló el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

El informe aparece en la edición de agosto de The Lancet Oncology.

En junio, los científicos de nueve países se reunieron en el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer para estudiar minuciosamente la información que relaciona las cámaras de bronceado con el riesgo de cáncer de piel.

Su revisión concluyó que el riesgo de melanoma aumenta en 75 por ciento cuando el uso de las cámaras de bronceado y lámparas solares comienza antes de los treinta años. Además, varios estudios ofrecieron evidencia de una relación entre el uso de los dispositivos de bronceado que emiten rayos UV y el melanoma ocular.

La mutación genética causada por la radiación UV se había atribuido anteriormente a la radiación UVB sola. Sin embargo, los investigadores anotaron que la misma mutación se halló en la piel de ratones expuestos a radiación UVA y esa radiación hizo que los ratones desarrollaran tumores.

Estos hallazgos causaron que el centro reclasificara toda la radiación UV, que incluye la UVA, la UVB y la UVC, como carcinogénica para los seres humanos. Anteriormente, el centro había clasificado la radiación UVA, UVB y UVC como "probablemente carcinogénica para los seres humanos".

"El informe establece con firmeza que la radiación ultravioleta es un carcinógeno humano", señaló Lichtenfeld, de la American Cancer Society.

"Las mujeres jóvenes, en particular, son las mayores usuarias de cámaras de bronceado y están en mayor riesgo de hacerse daño a sí mismas", dijo. "El informe también termina con el argumento de que el bronceado con luz UVA es seguro".

Sin embargo, un representante del sector de las cámaras de bronceado no quedó tan impresionado con la decisión.

"El hecho de que la IARC haya puesto el uso de las cámaras de bronceado en la misma categoría que la luz solar difícilmente constituye una noticia", señaló Dan Humiston, presidente de la Indoor Tanning Association (ITA). "La luz UV de una cámara de bronceado es equivalente a la luz UV del sol, que tiene una clasificación de grupo 1 desde 1992. Otros artículos de esta categoría son el vino rojo, la cerveza y el pescado salado. La ITA siempre ha recalcado la importancia de la moderación cuando se trata de la luz UV, bien sea del sol o de una cámara de bronceado".

Actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y la Comisión Federal de Comercio (FTC) regulan las cámaras de bronceado y las lámparas solares. La FDA regula el etiquetado de dispositivo y la FTC regula las declaraciones publicitarias acerca de los dispositivos.

La FDA actualmente exige que los centros de bronceado indiquen a todos los clientes que deben usar gafas protectoras y recomienda que los consumidores limiten su exposición a los dispositivos de bronceado y evitarlas si tienen ciertas afecciones, como lupus o diabetes, o son susceptibles al herpes labial.

Además, la FDA exige etiquetas sobre estos dispositivos que adviertan sobre el evenjecimiento de la piel, el cáncer de piel y las lesiones oculares. Sin embargo, en 2007, la FDA comenzó una revisión de estas advertencias y está considerando fortalecer las que tienen que ver con el riesgo de cáncer y el daño ocular, según la agencia.

Otro experto, el Dr. Jeffrey C. Salomon, profesor clínico asistente de cirugía plástica de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale, considera que ha llegado el momento de que la FDA restrinja el uso de las cámaras de bronceado y emita advertencias más contundentes acerca de los peligros que conllevan.

"Es difícil incrementar el grado de preocupación sobre el uso de cámaras de bronceado con lo que se informa como un aumento de 75 por ciento en el riesgo de melanoma cuando se usan las cámaras de bronceado antes de los treinta", razonó Salomon. "Las cámaras de bronceado ahora están en la categoría más alta de riesgo potencial de cáncer, carcinogénico para los seres humanos. Ahora es necesaria la legislación para restingar el uso de cámaras de bronceado por parte de los menos y la exigencia de un recuadro negro de advertencia para los consumidores", dijo.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Beatrice Secretan, Ph.D., Cancer Monograph Working Group, International Agency for Research on Cancer, Lyon, France; Len Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society; Jeffrey C. Salomon, M.D., assistant clinical professor, plastic surgery, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Dan Humiston, president, Indoor Tanning Association; August 2009, The Lancet Oncology

HealthDay
Publicar un comentario