Translate

domingo, 15 de febrero de 2009

-PASTILLA- Ver mucha TV engorda... Eso es viejo pero lo estudian...

Titulo Original

Cantidad de tiempo frente a la TV alteraría la dieta adolescente

Por Amy Norton

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los adolescentes que pasan horas frente al televisor tendrían una mala alimentación en la edad adulta, sugirió un nuevo estudio.

Según los autores, se desconoce si la televisión es la causa, pero es posible que hábitos como "picar" frente al televisor o ver publicidades de comida "chatarra" influyan en la alimentación de los más jóvenes.

El estudio sobre casi 1.400 estudiantes secundarios demostró que aquellos que miraban televisión durante 5 horas o más por día tenían una alimentación menos saludable que sus pares cinco años más tarde.

Como grupo, esos participantes comían menos frutas y verduras, granos integrales y alimentos ricos en calcio, pero consumían más comida rápida, bebidas dulces, golosinas y frituras.

"No pudimos hallar una explicación, pero tenemos algunas hipótesis", dijo a Reuters Health la doctora Daheia J. Barr-Anderson, de la University of Minnesota, en Minneapolis.

Una, indicó, es que las personas que pasan mucho tiempo frente al televisor, en especial los adolescentes, comerían más entre comidas y esto dañaría la calidad de su alimentación en el largo plazo.

Es posible también, agregó la autora principal del estudio, que la publicidad televisiva de comida rápida, dulces y "snacks" tienten a los adolescentes a consumirlos más.

En algunos niños, el tiempo frente al televisor reemplazaría también el tiempo dedicado a la actividad física. De todos modos, opinó Barr-Anderson, muchos adolescentes que hacen ejercicio también pasan muchas horas frente a la pantalla.

El estudio, publicado en International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, incluyó a 1.366 estudiantes secundarios que respondieron cuestionarios al inicio del estudio y cinco años después, cuando ellos tenían en promedio 20 años.

El equipo dirigido por Barr-Anderson halló una clara correlación entre el tiempo de exposición a la televisión durante el colegio secundario y la calidad de la alimentación en la juventud.

Mientras que los televidentes con más sobrepeso eran los que consumían la mayor cantidad de comida chatarra cinco años más tarde, los que habían mirado menos de dos horas diarias eran los que mayor cantidad de frutas, verduras, granos integrales y alimentos ricos en calcio consumían en la juventud.

Según Barr-Anderson, estos resultados respaldan las recomendaciones de los expertos de que los niños no deberían mirar más de dos horas de televisión por día. "Los padres deberían controlar la exposición", dijo la experta.

Barr-Anderson señaló también cómo los hábitos de los adultos influyen en los hijos. Recomendó que los padres den un buen ejemplo a través de la buena alimentación, la actividad física y la disminución del tiempo frente a la pantalla.

FUENTE: International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 2009


Reuters Health
Publicar un comentario