Translate

sábado, 13 de diciembre de 2008

-PASTILLA- Tu familia ¡Culpable! de tu gordura...


Titulo Original: La obesidad es un asunto familiar

Un estudio halla que saltarse las comidas y ver demasiada televisión terminan perjudicando a los niños

Traducido del inglés: jueves, 11 de diciembre, 2008 

MIÉRCOLES, 10 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente halla que, aunque la genética tiene que ver con que alguien tenga exceso de peso o sea obeso, el estilo de vida de la familia también tiene efectos sustanciales sobre las probabilidades de que un adolescente termine así.

Los adolescentes tendían a ser más pesados en aquellas familias que se saltaban con frecuencia las comidas o pasaban varias horas frente al televisor o a los videojuegos, según informan investigadores en una edición especial de la American Journal of Sociology.

"Mi estudio halla que el peso es cosa de familia, pero no solo por la genética. Lo que hacemos juntos, cómo pasamos el tiempo juntos, lo que comemos y cómo nos organizamos como familia importa", señaló Molly Martin, autora del estudio y profesora asistente de sociología y demografía de la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park.

Actualmente, cerca del 17 por ciento de los niños y adolescentes estadounidenses tienen sobrepeso, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Para el nuevo estudio, Martin incluyó datos sobre más de 2,500 parejas de gemelos, hermanos o medios hermanos. Examinó diversos factores que podrían contribuir a la situación de peso del adolescente, como la obesidad paterna, el estatus socioeconómico, los niveles educativos de los padres, el peso al nacer, los niveles de actividad y otros.

Dos factores que surgieron como algo separado de la influencia genética familiar fueron si las familias se saltaban las comidas y la cantidad de tiempo que pasaban frente al televisor o a los juegos de video.

"No saltarse las comidas parece ser el mayor factor que puede ayudar respecto al peso de los niños", asegura Martin.

Aseguró que hay multiplicidad de razones por las que los niños dejan de tomar una comida o se la saltan. Una es que la familia simplemente no tiene suficientes recursos para tres comidas completas diarias, dijo. Otra es un estilo de vida familiar acelerado, en el que la familia podría dejar de estar tomando una comida porque simplemente no tiene tiempo. También, para algunos adolescentes, podría ser asunto de saltarse las comidas deliberadamente en un intento descaminado por perder peso.

Cualquiera que sea la razón, Martin aseguro que cuando uno se salta una comida, es bastante probable que después tenga más hambre y coma en exceso.

"Me parece que la importancia de las comidas en familia es algo que se debería recalcar", señaló Andrea Vazzana, coordinadora clínica del programa de gestión del peso pediátrico del Centro de estudio infantil de la Universidad de Nueva York en esa ciudad.

"Los niños que se sientan en familia tienden a tener un peso más normal. Los padres pueden ofrecer una estructura para la comida y ésta tiende a estar mejor balanceada. Los padres también pueden ponerle límites a la comida", explicó Vazzana, quien agregó que cuando los padres comen con sus hijos les dan a entender que no es buena idea comerse dos platos de postre primero y luego dejar las verduras.

El segundo factor que Martin halló que pronosticaba el exceso de peso en los adolescentes era la cantidad de tiempo que la familia pasaba frente al televisor o a los juegos de video. Los que pasaron algunas horas al día en estas actividades tendían a ser más pesados.

"Las familias desarrollan patrones juntas", aseguró Martin, pero esos patrones no tienen que ser necesariamente malos. "Traten de permanecer activos como familia. Salgan a dar un paseo luego de la cena, jueguen con el perro o con un balón. Pasen tiempo de calidad juntos que también sea activo".

Vazzana señaló que no es solo el desplazamiento de la actividad lo que contribuye al exceso de peso sino que la gente tiende a comer mientras ve televisión y podría ver anuncios o programas sobre comida.

"A veces es realmente difícil estar sano y podemos comenzar a adoptar comportamientos que realmente no funcionan bien. Sin embargo, hay algunas cosas que podemos hacer conscientemente y hasta cambios pequeños que pueden hacer diferencias a largo plazo en el peso", puntualizó Martin.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
HealthDay
Publicar un comentario