Translate

viernes, 7 de septiembre de 2007

-PASTILLA-Ejercicio y yoga ayudan a pacientes con cáncer de pecho


Por Julie Steenhuysen

CHICAGO (Reuters) - El ejercicio y el yoga mejorarían la calidad de vida de las mujeres con cáncer de mama en estadio temprano, indicaron investigadores estadounidenses y canadienses.

Las pacientes con cáncer de pecho que realizaban ejercicios aeróbicos y de entrenamiento con pesas tenían una mayor autoestima y las que hacían levantamiento de pesas eran más propensas a completar su tratamiento de quimioterapia, reveló un estudio con 242 mujeres de Canadá.

En tanto, un grupo de mujeres mayormente negras e hispanas con cáncer de mama en estadio temprano informaron mejoras en la calidad de vida después de tomar clases de yoga una vez por semana por tres meses, según indicó otra investigación menor.

Ambos estudios, publicados en Journal of Clinical Oncology, sugieren que los cambios en el estilo de vida, como el ejercicio y el yoga, ayudarían a las mujeres que tienen el desafío emocional y físico de superar un tumor mamario.

En la investigación más amplia, los investigadores de la University of Alberta estudiaron a mujeres que se sometieron a quimioterapia en el 2003 y hasta el 2005.

Los expertos canadienses dividieron a las pacientes en tres grupos: uno realizaba ejercicio, uno hacía entrenamiento con pesas y otro recibía la atención habitual en la que se les indicaba tomar la enfermedad con calma.

Las mujeres en ambos grupos que hacían actividad informaron una mejora en la autoestima, el estado físico y la composición corporal.

Además, las pacientes que hicieron levantamiento de pesas eran las que mejor completaban la quimioterapia de los tres grupos, con una tasa del 78 por ciento de realización del tratamiento recomendado, comparado con el 74,4 por ciento en el grupo de ejercicio aeróbico y del 65,9 por ciento en las pacientes con el tratamiento estándar.

"Las pacientes con cáncer de pecho que se someten a quimioterapia pueden beneficiarse de los programas de ejercicio, tanto de levantamiento de pesas como aeróbicos", señaló Kerry Courneya, de la University of Alberta, en una entrevista telefónica.

"Y no tienen que preocuparse de que interfiera con la quimioterapia (...) Nuestro estudio muestra que realmente ayudaría" hacer actividad física, agregó el experto.

Las cantidades bajas de glóbulos blancos son un frecuente efecto secundario de la quimioterapia y eso puede interferir con el tratamiento.

Courneya indicó que otros estudios demostraron que el entrenamiento con pesas ayuda a mejorar la cantidad de glóbulos blancos.

Por su parte, una investigación sobre un grupo de pacientes con cáncer mamario de Nueva York reveló que una clase semanal de yoga ayudaba a las mujeres a sentirse más calmadas y mejor emocionalmente que quienes no tomaban esas clases.

Investigadores de la Escuela de Medicina Albert Einstein analizaron a 84 mujeres con tumores de pecho que realizaron una sesión semanal de yoga y a 44 que no hicieron este ejercicio.

El 42 por ciento de las mujeres eran negras y el 31 por ciento, hispanas. Las pacientes que no realizaban quimioterapia obtuvieron los mayores beneficios.

"Creo que la clase de yoga las ayudó (...) a relajarse, desacelerarse y detener los malos pensamientos", dijo la autora del estudio, Alyson Moadel, quien señaló que el yoga también ayudó a que las pacientes se sientan en comunidad.

El cáncer de mama suele conducir a una sensación de soledad en las pacientes, indicó Moadel.


Reuters Health
Publicar un comentario