Translate

lunes, 20 de agosto de 2007

-PILLATE- Pocas esperanzas de hallar más sobrevivientes tras terremoto.. Yo le doy mis esperanzas...


Los socorristas, con esperanzas casi nulas de hallar sobrevivientes bajo las ruinas, dejaron paso a las excavadoras que iniciaban el lunes las tareas de desenterrar cadáveres, abrir fosas y empezar a retirar los escombros dejados por el sismo que azotó Perú el pasado miércoles y mató a 540 personas.

Las esperanzas de encontrar a alguien vivo (bajo los escombros) son casi nulas", dijo Jorge Molina, un jefe regional de los bomberos.

Arístides Mussio, un responsable de la Defensa Civil, por su parte, afirmó el domingo en la noche que la búsqueda de cuerpos -pero también de sobrevivientes, aunque con bastante escepticismo- se mantendrían "por lo menos dos días más".

El sismo, que afectó una región costera al sur de Lima, ha dejado hasta ahora 540 muertos, de los cuales 503 identificados, según un balance de la Defensa Civil. Pisco, una población de 130.000 habitantes, 240 km al sur de Lima, es el lugar más afectado: allí se han reportado 308 fallecidos.

En ese balance no está incluido un menor, de 12 años, que falleció la tarde del domingo al interior de su casa en la región de Ica, que se derrumbó por un nuevo sismo.

Este sismo, de una magnitud de 5,7 grados en la escala de Richter, ha sido el más fuerte de las más de 500 réplicas que se han presentado desde el terremoto del miércoles (de una magnitud de 7,7 grados en la escala de Richter y 8 grados en la escala de magnitud de momento).

La situación en las principales ciudades siniestradas -Pisco, Chincha e Ica- se mantenía tensa este lunes, como lo atestiguan las patrullas de policías y soldados fuertemente armados, encargados de detener los saqueos y los robos, que se han presentado en la zona.

La multiplicación de estos robos y saqueos obligó al gobierno a redoblar la vigilancia con 600 soldados más para estas zonas, donde 400 efectivos patrullaban desde antes.

El presidente peruano, Alan García, que despachó desde el jueves en la ciudad costera de Pisco, amenazó con un toque de queda a raíz del vandalismo, que ha generado una difícil situación de orden público.

Con el paso de los días el drama humano de la tragedia se acentúa. En el cementerio las familias enterraban a sus muertos, unos en ataúdes, otros sobre la tierra abierta, todos con un inmenso dolor. Un testimonio desgarrador fue el de Emilio Espino, que perdió de 30 a 40 familiares, que se encontraban en misa en la catedral en el momento del sismo.

Sobre el plano humanitario la ayuda internacional ha llegado con más fluidez en las últimas horas a los 200.000 damnificados, muchos de ellos todavía durmiendo a la intemperie, y que han expresado su descontento ante suministros que a veces parecen llegar a cuentagotas y en condiciones caóticas.

El domingo el presidente García recibió la solidaridad de su homólogo de Colombia, Alvaro Uribe, quien arribó a Pisco acompañado por sus ministros y personal especializado en socorro para ofrecer su experiencia en el manejo de catástrofes.

También estuvo en Pisco el canciller brasileño, Celso Amorim, quien trajo 40 toneladas de alimentos y anunció para el martes un avión con medicamentos.

"Nuestra mejor relación política, humana, es con Colombia en este momento", dijo García al despedir a Uribe que cumplió una visita relámpago de seis horas.

Dentro de la ayuda internacional una delegación de socorristas de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) arribó la víspera a Lima para unirse a otro grupo de avanzada. Estados Unidos instaló el sábado en el estadio de la ciudad de Pisco el hospital de campaña del Comando Sur, equipado para brindar atención sanitaria y realizar cirugías a las víctimas del terremoto.

Ayuda de Chile, Bolivia, Argentina, México y Venezuela arribaron y están por arribar con suministros, mientras la Unión Europea anunció que duplicaba su apoyo financiero a dos millones de euros y el Vaticano anunció 148.000 euros en ayuda.

Precisamente el domingo el Papa Benedicto XVI declaró en Roma que la Iglesia está junto a las víctimas del sismo en Perú.

Cinco días después de la tragedia, el gobierno empezaba a pensar en la reconstrucción de esta zona, importante por su agricultura de exportación y su turismo, actividades que resultaron gravemente afectadas(agencias).

Salud en Concreto:

Las esperanzas son lo ultimo que se pierde, pero con todo y eso le doy mi apoyo de alguna manera (si se puede con palabras) a toda la comunidad peruana tanto en Perú como en Venezuela desde aquí lo apoyamos...
Publicar un comentario