Translate

lunes, 30 de julio de 2007

-PASTILLA- Los cambios climáticos afectan el bienestar del venezolano

Tanto el resfriado como la gripe son enfermedades causadas por un virus, el de la influenza, el cual se transmite de persona a persona a través de la tos, de los estornudos y de objetos directamente contaminados. Es por eso que en los lugares donde coinciden muchas personas, como son los espacios de trabajo, de estudio, el Metro o el trasporte público son propicios para contagiarse de cualquier virus.

El resfriado y la gripe presentan síntomas muy parecidos. En el caso del resfriado puede llegar a ser un problema mayor y darse complicaciones, en tanto que la gripe se diagnostica erróneamente como resfriado. Algunas complicaciones potenciales de la gripe pueden ser vitalmente peligrosas. Aunque existe un parecido de síntomas, las dos enfermedades en principio se pueden generalmente distinguir y diagnosticar sin dificultad. El problema se presentar cuando son mal diagnosticados y se necesite tratar una infección bacterial con antibióticos.


Los síntomas más frecuentes son además del quebrantamiento del estado general, los escalofríos, la fiebre de hasta 40º C, los estornudos, tos, dolor de cabeza, molestias musculares, dolor de garganta, etc ... La fiebre dura generalmente de 3 a 5 días y, si hay complicaciones, la recuperación completa se produce en una o dos semanas.


Lo particularidad de estos virus es que mutan con facilidad, de esta forma se hacen cada día más fuertes e inmunes a los medicamentos, es por eso que vemos que si en una oficina se enferma un trabajador es casi seguro que las personas más cercanas también se contagiaran y de pendiendo de sus defensas le atacará a unas más fuerte que a otras. Además de todo esto se le agrega los cambios climáticos que afectan la salud.


Cómo tratar los virus
En el caso de la gripe existe una vacuna preventiva recomendable. Todos los años, la Organización Mundial de la Salud exhorta a utilizar la vacuna en esta temporada, en aquellas personas incluidas los grupos de riesgo, (ancianas, ciertos enfermos, grupos que trabajen en ciertos servicios públicos y de salud).

Lo mejor para la gripe es que siga su curso, recordemos que no hay ningún medicamento que cure la gripe, de modo que su tratamiento se reduce al alivio de los síntomas, como:


-Acentuar el reposo

-Tomar un analgésico suave para calmar las molestias, siempre y cuando no tenga contraindicaciones.
-Beber agua y jugos en abundancia.
-Asimismo es de interés extremar las medidas higiénicas habituales (pañuelos desechables...). Recordar taparse la nariz y la boca al estornudar y/o toser para evitar la transmisión de la enfermedad a las personas que rodean al enfermo.

Es necesario acordarse de que al ser un proceso viral no es eficaz el tratamiento con antibióticos, pudiendo dar lugar, en cambio, a resistencias bacterianas. Los antibióticos sólo se deben administrar bajo estricta prescripción médica y para tratar o prevenir las complicaciones en personas cuyo estado de salud previo así lo aconseje.


Consejos

Para ayudar a evitar el contagio o la transmisión de los resfriados se debe:

-Intentar mantenerse alejado de cualquier persona que esté fumando o esté resfriada. Las partículas de virus viajan hasta 3,7 metros, a través del aire cuando una persona resfriada tose o estornuda. Por otra parte, el humo exhalado por un fumador hace que la gente sea más propensa a contaminarse.

-Lavarse las manos muy bien y con frecuencia, en especial después de sonarse la nariz.
-Cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar.
-Evitar compartir toallas o vajilla y utensilios con una persona resfriada. Tampoco deben beber del mismo vaso, lata o botella que otras personas; es imposible saber si alguien está a punto de caer resfriado o ya está diseminando el virus.
-No levantar los pañuelos usados por otras personas.

Fecha publicada: 30/07/2007
Fuente: Diario de Caracas
Publicar un comentario