Translate

martes, 1 de mayo de 2007

-CEPILLO-Enjuague bucal ayuda a detectar cáncer de cabeza y cuello precoz


Detectar el cáncer de cabeza y cuello precoz, cuando las probabilidades de éxito terapéutico son las mejores, es tan simple como hacerse un enjuague bucal con agua salina y escupir en un vaso, indicó un estudio realizado en Miami.

NUEVA YORK - Detectar el cáncer de cabeza y cuello precoz, cuando las probabilidades de éxito terapéutico son las mejores, es tan simple como hacerse un enjuague bucal con agua salina y escupir en un vaso, indicó un estudio realizado en Miami.

Los enjuagues bucales eliminan una proteína llamada CD44, un biomarcador de los cánceres de cabeza y cuello. También detecta el ADN alterado relacionado con esos tumores. La combinación de los biomarcadores identifica de manera confiable los tumores de cuello y cabeza, según demostró el estudio.

La doctora Elizabeth J. Franzmann, del Centro del Cáncer Sylvester de la University of Miami, presentó estos resultados en la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, realizada en Los Angeles.

"El cáncer de cabeza y cuello es una enfermedad muy debilitante y mortal que a menudo se detecta en estadios tardíos, cuando la tasa de curación es sólo del 30 por ciento", dijo Franzmann a Reuters Health.
"Si pudiéramos detectarlo antes, deberíamos poder curarlo al menos en el 80 por ciento de los casos, pero para ello necesitamos una prueba de detección precoz", agregó la experta.

La proteína CD44 participa en las funciones normales de las células, pero en el cáncer está sobreexpresada y aparece con distintas formas, que también participan en la generación tumoral. Lo más importante es que la proteína y la forma alterada aparecen en los fluidos corporales.
"Hallamos que si un paciente hace gárgaras durante cinco segundos con agua salina y escupe en un vaso, podemos medir el nivel de CD44; y luego comprobamos que era alto en la mayoría de nuestros pacientes con cáncer de cuello y cabeza", dijo Franzmann.

El valor potencial de la prueba de enjuague oral fue confirmado en un estudio posterior sobre 102 pacientes con cáncer de cabeza y cuello, y 69 personas con enfermedad benigna de cabeza y cuello, que fumaban y bebían alcohol.

"El cáncer de cabeza y cuello es básicamente una enfermedad de los consumidores de tabaco y alcohol, aunque alrededor del 20 por ciento no tiene esos antecedentes", explicó Franzmann.

En este estudio, la prueba de enjuague oral detectó a dos participantes con cáncer asintomático o precáncer, como así también algunos "falsos positivos" en el grupo de control.

En general, "hallamos la CD44 en el 62 por ciento de la saliva de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello", precisó Franzmann.

"Nos preguntamos si algunos de los cánceres estaban pasando inadvertidos porque el gen de la CD44 se puede desactivar más adelante durante la formación del tumor. Esa desactivación se puede detectar en el enjuague bucal", agregó la autora.

"Descubrimos que en nueve de cada 11 cánceres de cabeza y cuello con baja CD44, el gen se había desactivado", dijo la investigadora principal del estudio.

Observar ambos marcadores en el enjuague oral permitió distinguir entre cáncer de cabeza y cuello y enfermedad benigna en casi el 90 por ciento de los casos, comentó Franzmann. "Eso es bastante bueno; es similar a lo que hace la prueba de PSA para el cáncer de próstata", añadió.

La prueba de enjuague bucal, agregó Franzmann, es lo suficientemente simple como para realizarse en cualquier centro de salud comunitario a pacientes con alto riesgo de cáncer de cabeza y cuello.



Fuente: Dentalworld
Publicar un comentario